Una Enfermera Pone A Un Bebé Sano Junto A Su Gemelo Moribundo. Lo Que Pasó Dejó A Todos S1n Palabras

Es fascinante comprobar lo mucho que nos afecta la gente que tenemos alrededor. Las personas que hay en nuestro entorno pueden hacer que nos sintamos seguros o que, por el contrario, sintamos miedo.

Que la influencia de la simple presencia de otra persona pueda salvar una vida es difícil de creer, pero esto demuestra lo fuerte que puede ser el lazo que se crea entre dos personas.

Una enfermera hizo historia cuando, rompiendo las reglas, llevó a un bebé sano a la misma cuna en la que estaba su gemela que estaba muriendo.

Su decisión salvó la vida de la pequeña que estaba al borde de la muerte.

Hace 20 años se separaba a los gemelos al nacer si uno estaba enfermo porque se pensaba que esto era lo mejor para un bebé más débil.

Pero una enfermera lo cambió todo cuando hizo lo que nadie se había atrevido a hacer hasta ese momento.

Las hermanas gemelas de Paul Jackson nacieron 12 semanas antes de tiempo, y aunque en principio parecían que estaban estables, los médicos dijeron que las cosas podrían cambiar de un día para otro.

Una de las gemelas, Brielle, comenzó a tener problemas para respirar. Su pulso se debilitó y los médicos pensaron que no sobreviviría.

Pero la enfermera Gayle Kasparian no estaba dispuesta a darse cuenta por vencida y probado lo que nadie, hasta entonces, había hecho en los Estados Unidos. Acostó a la bebé sana, Kyrie, al lado de su hermana enferma, y ​​el resultado asombró el mundo entero.

Puso su brazo sobre el cuerpecito de su gemela

Kyrie pasó su bracito sobre el cuerpo de su hermana, y rápidamente Brielles comenzó a estabilizarse y se salvó de una muerte casi segura.

Si la enfermera no se hubiera atrevido a probar algo nuevo, la niña habría desaparecido.

Esta es una preciosa prueba de que tenemos que atrevernos a probar cosas en las que creemos.