SINTIÓ que algo le molestaba cuando fue al médico y no creerá lo que encontraron esto

1. Toma agua
Una mala hidratación te puede causar un dolor de cabeza.

De hecho, los estudios han demostrado que la deshidratación crónica es una causa frecuente de dolores de cabeza causados por tensión y migrañas.

Afortunadamente, se ha demostrado que beber agua alivia los síntomas del dolor de cabeza en 30 minutos a tres horas, en la mayoría de las personas que sufren de deshidratación.

Además, la deshidratación puede afectar la concentración y causar irritabilidad, lo que hace que tus síntomas parezcan aún peores.

Para ayudar a evitar los dolores de cabeza por deshidratación, debes concentrarte en beber suficiente agua durante todo el día y comer alimentos con alto contenido de agua.

2. Toma magnesio
El magnesio es un mineral importante necesario para innumerables funciones en el cuerpo, por ejemplo, el control del azúcar en la sangre y la transmisión nerviosa.

Es interesante que el magnesio también ha demostrado ser un remedio seguro y eficaz para los dolores de cabeza.

Hay evidencia que sugiere que la deficiencia de magnesio es más común en personas que tienen frecuentes dolores de cabeza por migraña, en comparación con aquellos que no los padecen.

Los estudios demostraron que el tratamiento con 600 mg de citrato de magnesio por vía oral al día ayudó a reducir tanto la frecuencia como la intensidad de las migrañas.

Tomar suplementos de magnesio, sin embargo, puede causar en algunas personas efectos secundarios en el sistema digestivo como diarrea, por lo que, para tratar los síntomas del dolor de cabeza, es mejor comenzar con una dosis más baja.

3. Reduce el consumo de alcohol
Si bien, tomar una bebida alcohólica suele no causar dolor de cabeza en la mayoría de personas, los estudios demostraron que el alcohol puede desencadenar migrañas en aproximadamente un tercio de las personas que experimentan dolores de cabeza frecuentes.

También se ha demostrado que, en muchas personas, el alcohol causa tensión y dolores de cabeza en brote.

Al actuar como un vasodilatador, el alcohol ensancha los vasos sanguíneos y permite que la sangre fluya más libremente.

En algunas personas, la vasodilatación puede causar dolores de cabeza. De hecho, los dolores de cabeza son un efecto secundario frecuente de los medicamentos vasodilatadores, como los que tratan la presión arterial.

Además, el alcohol actúa como diurético, provocando, al orinar con frecuencia, que el cuerpo pierda líquidos y electrolitos. Esta pérdida de líquido puede causar deshidratación, lo que a su vez puede causar o empeorar los dolores de cabeza.