BUSCA Aquí Lo que Quieras Saber sobre Salud y Bienestar!

El Uso de Chupete y Biberón: ¿Perjudicial?

Quizás te preguntes si el uso de chupete y biberón pueden ser perjudicial para tu bebé, aquí te diremos algunas informaciones que te ayudarán.

Cuando la madre no puede dar lactancia materna a su bebé, probablemente se va a ver forzada a introducir el biberón y el chupete.

El Uso de Chupete y Biberón ¿Perjudicial?

El Uso de Chupete y Biberón ¿Perjudicial?

Sin embargo, su empleo no debería alargarse alén de 1 a dos años.

El uso de chupete y biberón es muy usual.

Hay madres y progenitores que optan por emplear los dos, otros prefieren solo uno de los 2 y asimismo están los que claramente prescinden de estos instrumentos.

La verdad es que están rodeados de polémica sobre los efectos que tienen sobre la salud del bebé.

Va a haber los que arguyen que los dos son esenciales para aliviar y nutrir al bebé, mas asimismo hay creencias contrarias.

Estamos en frente de 2 instrumentos muy empleados por las madres de el día de hoy, que efectivamente pueden ser ventajosos en un sentido, mas cuyo empleo asimismo tiene repercusiones negativas.

Ahora te contamos ciertas verdades detrás del uso de chupete y biberón.

El uso de chupete y biberón: ¿Cómo combinan?

El uso de estas tetinas está vinculado al natural reflejo de absorción que tiene el bebé.

Este reflejo aparece en la semana treinta y dos de la gestación, más se desarrolla totalmente en la semana treinta y seis.

El reflejo de absorción, así como el reflejo de deglución, garantizan la supervivencia del bebé.

Gracias a ellos puede alimentarse y, por su parte, la absorción aporta calma al bebé cuando está intranquilo.

De allá que los bebés se chupen el dedo para sosegarse.

Estos reflejos acostumbran a desaparecer cerca de los 6 meses.

Haz Click Aquí Para Ver:  Eliminar los Piojos: Remedios Caseros

Un bebé lo empleará para prenderse del pecho de su madre, con lo que consigue comestible y sereno.

Si el bebé no recibe lactancia materna, estos reflejos van a ayudar al bebé a utilizar el chupete para calmarse y a tomar el biberón para alimentarse.

¿Para qué exactamente introducir el uso de chupete y biberón?

Las madres que amamantan y también procuran introducir el uso del chupete no siempre y en toda circunstancia consiguen buenos resultados.

El bebé, obviamente, prefiere el pecho de su madre no solo para alimentarse, sino más bien asimismo pues le ofrece la calma que precisa.

En el caso de los bebés que no pueden ser amamantados, chupete y biberón vienen a sustituir al pecho materno.

Con el primero, como afirmamos es posible la absorción no nutritiva que tiene el efecto calmante, al paso que el segundo deja la absorción nutritiva.

Los pediatras van a tener situaciones encontradas sobre hasta qué edad es preferible que el pequeño use chupete y biberón.

Ciertos afirmarán que hasta cumplir el primer año de vida.

Otros admiten que el biberón se use hasta los dieciocho meses y que el chupete se extienda hasta los dieciocho a veinticuatro meses. Después son superfluos.

¿Por qué razón puede ser perjudicial el uso de chupete y biberón?

Absorber del biberón es más fácil que mamar mas, como la leche sale sola, puede reducir la tensión muscular (hipotonia) de la lengua y de los labios y también hipertrofiar las mejillas.

En cambio al absorber el pezón, hay un diez por ciento más de movimiento.

El pezón se pone en la parte trasera de la boca, lo que demanda de una coordinación de movimientos entre quijada y lengua para extraer la leche.

Haz Click Aquí Para Ver:  Síndrome del Bebé Sacudido: Consecuencias

Conforme el bebé medra, la absorción y la deglución dejan de ser reflejos.

Poquito a poco se convierten en actos voluntarios, pues son precisos para entonces masticar y comer.

En esa evolución, asimismo se desarrollan todas y cada una de las unas partes de la cara implicadas en el habla.

¿Qué consecuencias tiene el uso prolongado de chupete y biberón?

El pequeño que se nutre con biberón debe improvisar patrones de absorción, deglución y respiración para repartir el contenido extraído y tragarlo sin atragantarse.

No obstante, el uso prolongado de biberón y chupete tiene consecuencias en el desarrollo del niño:

– Peligro de aspiración de comestibles.

La reorganización muscular puede causar regurgitación y aspiración del comestible.

Capítulos de apneas prolongadas.

Como los bebés que toman fórmulas lácteas tienden a tener un sueño más profundo, se pueden presentar capítulos de interrupción de la respiración o bien periodos en los que la respiración se haga muy superficial mientras que duerme.

Se congestionan las adenoides pues la deglución es anormal.

Esto, por su parte, aumenta los peligros de que aparezcan otitis y enfermedades respiratorias.

Se desarrolla el hábito de respiración bucal.

El pequeño precisa respirar por la boca por la congestión.

Esto desencadena fallas en la ventilación, infecciones respiratorias, minoración de la capacidad auditiva, perturbación del desarrollo torácico y maxilofacial.

Se altera la postura cervicocraneal y del eje vertical del cuerpo.

El mal funcionamiento de la lengua y la quijada producen una mala situación de la cabeza y el cuello respecto a la cintura y el eje vertical del cuerpo, para compensar la disfunción.

El desarrollo máxilodentario se ve perjudicado.

Cuando el pequeño emplea biberón no hace la fuerza del vacío que tiene la absorción, de suma importancia para el equilibrio de las presiones musculares internas (lengua y velo del paladar) y externas (labios y mejillas).

Haz Click Aquí Para Ver:  La Hidroterapia para bebés: Ventajas

Hay un mayor peligro de caries, por el hecho de que se acostumbra a asociar la toma del biberón con la hora de dormir.

El azúcar o bien comestibles azucarados agregados a la fórmula láctea se queda en los dientes, puesto que el bebé toma el biberón y se queda dormido, sin que se le puedan adecentar.

Al no desarrollar apropiadamente los músculos masticatorios, se complica la fonoarticulación del lenguaje.

Por esta razón puede haber retrasos en el desarrollo del habla.

No puedo amamantar: ¿qué hago?

Si ciertamente no puedes dar lactancia materna, lo idóneo es que utilices chupete y biberón el menor tiempo posible.

No obstante, hay madres que emplean vasos con pajilla o bien picos, e inclusive cucharas pequeñas, ya antes que emplear biberón y no introducen el chupete.

Valora si esa resolución marcha para ti y tu bebé.

En todo caso, lo esencial es eludir que estos instrumentos estén asociados al instante de dormir; en caso contrario, se pueden crear dependencias al transformarse en un hábito prolongado durante más de un par de años.

Permitir el uso desmesurado de chupete y biberón puede causar que tu hijo se transforme en un futuro usuario de aparatos de ortodoncia para corregir los inconveniente de deglución o bien la deformación de huesos y dientes, o bien que requiera de terapia de cara al desarrollo del habla.

Si bien no le ocurre a todos y cada uno de los pequeños, aumentan las probabilidades.

Te Gustó? Ayúdanos a Llegar a Más Personas Compartiéndolo en Las Redes Sociales!




BUSCA Aquí Lo que Quieras Saber sobre Salud y Bienestar!




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *